Movemento LGTBI galego: achegámonos ó rural con Agrocuir da Ulloa

Ante a discriminación e a exclusión, visibilización! Por iso, nesta semana do 8M adicada ós feminismos queremos seguir falando de identidades, de formas de loita diversas e diversificadas, e de entornos estereotipados como o é o ámbito rural. Facémolo falando con GINA GISBERT, unha alcoyana chegada a Galiza para tomar parte do Festival Agrocuir da Ulloa, un referente pola súa novidosa iniciativa que transporta a realidade LGTBI do urbano ó rural e das institucións á festa popular.

O rural é un entorno xeralmente considerado menos aberto en canto a mentalidades. Porén, implicaría máis complicacións á hora de ser habitado por persoas pertencentes ó colectivo LGTBI. Credes que esta idea é errada? Trátase dun estereotipo? E, de ser así, onde considerades que están as orixes do mesmo?

Creemos que la visión que se tiene del ámbito rural como de mentalidad más cerrada tiene su origen en un constructo metronormativo que responde a diversos intereses que se podrían remontar a la Revolución Industrial, y que fueron especialmente reforzados durante la dictadura franquista, si bien es cierto que por una cuestión de densidad de población, la cantidad de referentes que visibilicen formas menos normativas de ser/vivir en el rural son menores, creemos que también es cierto que un solo referente de persona LGTBQ en el rural tiene mucho más impacto al ser también mucho más visible, y esto contribuye a naturalizar identidades que por otro lado siempre han existido, y se han conocido en el rural aunque no fueran abiertamente explicitadas. 

O certo é que, pese a tratarse de estereotipos, si é verdade que a rede de apoios pode percibirse como máis feble, entendendo que é no espazo urbano onde máis desenvolvemento e visibildiade teñen as organizacións LGTBI. Considerades que o voso proxecto axuda a revertir esta situación? Coñecedes máis iniciativas deste corte no resto de Galiza ou noutras zonas do Estado?

Pues en realidad no sabemos en qué medida nuestro proyecto ayuda a revertir esta situación, pero nuestra intención es contribuir a visibilizar un ámbito rural diverso, en todos los aspectos posibles, es decir, contribuir a deconstruir un poco todos esos estereotipos que se tienen sobre la comunidad rural, siendo también conscientes de que cada realidad es subjetiva y nuestra experiencia a la hora de experimentar nuestra sexualidad con libertad en el medio rural no es extrapolable a otras personas y rurales (como tampoco lo sería en las ciudades). Las circunstancias de cada persona son diferentes, y aunque creemos que el rural no es más homófobo/tránsfobo que las ciudades, si entendemos que los mecanismos y que las ventajas y problemáticas frente al ámbito urbano son diferentes.

En cada edición de nuestro festival se otorgan unos ‘premios a la vibilidad Agrocuir’ que en las primeras ediciones se otorgaron a personas concretas, referentes  que se atrevieron a hacerse visibles dentro de su comunidad rural contribuyendo a la naturalización de la diversidad sexual en este ámbito. En la tercera edición del festival, el premio se lo otorgamos a Mari, una mujer transexual que vivió en la Ulloa, y se visibilizó como tal con buena acogida y total naturalidad por parte de la comunidad, y que lamentablemente murió en un accidente de coche un año antes a la celebración del primer evento.

Existen un montón de iniciativas y asociaciones (y cada vez más) tanto en Galicia como en el resto de España, que han surgido especialmente en los últimos 5 años , y que también buscan dar visibilidad a la comunidad LGTBQ en el ámbito rural, como GOTAS (Asociación pola diversidad social do Salnés), y las ediciones del Cocido LGTBQ de Lalín entre muchas otras aquí en Galicia, Orgullo Serrano, que va a por la sexta edición y que organiza la asociación Delta en la sierra de Cádiz, Orgullo Luanco, en Asturias, Basati Queer festi en Navarra, Col.lectiu Queerfest en Castellón, o la iniciativa Orgull de Poble, de la asociación LGTBI Mariola en Alicante, con la que estamos vinculadas.

Falemos sobre vós: que é Agrocuir da Ulloa, cómo e cando xorde a vosa iniciativa e cal é a vosa actividade?

El Colectivo Agrocuir Da Ulloa es una asociación que se establece en 2015, integrada por personas que habitamos en diferentes puntos de la comarca da Ulloa, con diferentes edades (desde los 24 a los 64), orientaciones sexuales, y lugares de procedencia, que hemos ido variando (algunas se marcharon, otras fueron llegando) desde que se estableció la iniciativa incialmente, y que tenemos en común una forma de concebir y de habitar el espacio rural que podría considerarse no-normativa, y con la única intención de visibilizar nuestra forma de entender este hábitat y de establecer un punto de manifestación y de celebración del orgullo LGTBQ+ sin tener que desplazarnos a la ciudad. Así, decidimos organizar el primer festival Agrocuir da Ulloa en Monterroso, Lugo.

Las tres primeras ediciones se llamaron ‘Festival Agrogay da Ulloa’ y después se cambió de nombre dado que si bien, el término ‘Agrogay’ nos parecía que tenía más carga connotativa y por tanto política en el medio dónde lo celebramos, Queer nos parece un término más inclusivo y necesario. La idea de que fuera ‘Agro – Cuir’ y no ‘Agro-queer’ la extrajimos de las Compañeras de Galiza Nación Cuir – Comisión de sexodiversidad d´A Galleira.

Este festival que va a por su séptima edición en 2020 consiste en 2 días de actividades, que reivindiquen los valores con los que nos identificamos, como la diversidad sexual, la puesta en valor de la cultura y los saberes tradicionales, siempre revisitados desde una perspectiva de género, música, teatro, cuenta cuentos, poesía, proyección de cine, mesa redonda, mercado de artesanos, puestos de diferentes asociaciones que ven en el festival una oportunidad de visibilizar su proyecto, y obradoiros. Bebe del espíritu de las fiestas rurales tradicionales – las romerías – que si bien generan un ambiente festivo nocturno, el grueso de la fiesta se celebra de día e invita a personas de todas generaciones, desde las mas pequeñas a las más mayores a formar parte del encuentro.

Cómo se organiza un festival destas características. Recibichedes algunha axuda de organismos institucionais? E cómo valorades a acollida que recibichedes?


No teníamos ninguna experiencia en organización de eventos cuando nos embarcamos en la celebración del festival, en este sentido bebimos mucho del método tradicional de organizar fiestas populares. Recaudamos una suma pequeña de dinero entre los negocios hosteleros del pueblo, que desde el primer momento recibieron muy bien nuestra propuesta, y mediante la venta de merchandising, entradas a precios simbólicos (5€ en el primer festival, que se incrementaron progresivamente a 10€ en la quinta edición), y la recaudación de las barras de bebida, cubrimos el coste de las actividades del evento. En la sexta edición dimos un salto, y cambiamos la ubicación del festival, que hasta entonces se había celebrado en la Granxa Maruxa (una granja de producción de leche en ecológico, cuya dueña, Marta Álvarez, forma parte del colectivo) y decidimos llevar el festival a un espacio natural del pueblo, haciendo que el evento fuera de entrada libre. Para poder prescindir de la recaudación de las entradas nos lanzamos a una campaña de micromecenazgo con la Fundación Goteo, que recaudó más de 17.000€ de los 11.000 que establecimos como mínimo para poder celebrar el evento. El Concello de Monterroso se implicó de forma activa en todo momento con el colectivo, si bien en las primeras ediciones solo solicitamos su colaboración de forma técnica y con el aporte de recursos no-económicos como mesas, instalación de alumbrado en las zonas de conciertos, etc.

Ahora que hemos dado el salto a celebrar el evento y todas sus actividades íntegramente en en el pueblo, se prevee una pequeña partida presupuestaria desde el Concello para que podamos seguir manteniendo el evento con entrada libre.

Solo en dos ocasiones recibimos una subvención pequeña de la Diputación y no accedemos a muchas de las ayudas por características concretas del festival (el que sea de entrada libre, por ejemplo). En cualquier caso desde el principio apostamos por generar un evento sin ánimo de lucro y que se autofinancie, es decir que no requiera de grandes partidas presupuestarias para llevarse a cabo.

La acogida desde el principio fue abrumadora, y algo que pensamos que sería una pequeña romería entre amigues se expandió de una forma muy bonita. Es esta acogida y el cariño que recibimos tanto desde nuestra pequeña comunidad Ulloana, como desde todas partes de España lo que nos da fuerza para continuar con este proyecto, que si bien genera cosas preciosas para nosotras, también supone un esfuerzo muy grande para todas las personas que lo organizamos, y para todas las personas que año tras año, de forma voluntaria, nos ayudan a que continúe.

Y además desde que empezamos esta andadura en 2015 hemos obtenido el premio Rodolfo Prada 2019 a la gestión cultural, de la Diputación de Ourense; el Premio del Público Culturgal 2016; participamos en la IV Jornada de Salud, Sexualidad y género (Facultad de Medicina de la USC, organizada por la Asociación de Estudiantes MEIGA); nos invitaron a participar en el I Foro LGTBI “O rural entende” ( Organizado por el Sindicato Galego Labrego); en la Fundación Entredós (Madrid); el Congreso organizado por SETEM “Enlazando miradas. Consumo responsable y economía social y solidaria en clave feminista” (Vitoria); el Congreso internacional sobre políticas municipales LGTBI “II European Rainbow Cities Conference” (Barcelona); en el I Simposio LGTBI Internacional de Cambados (Pontevedra); participamos en la mesa redonda del IV Encuentro de Cultura y Cuidadanía del Ministerio de Cultura y Deporte en Madrid (“Relatos desde el feminismo y la diversidad”) en 2018 y en el III Foro de Cultura y Ruralidades en 2019 (Soria). Además, el festival forma parte de la selección de los 100 proyectos culturales gallegos para la creación de un banco de buenas prácticas para la gestión cultural en base a criterios de innovación, efectividad, ejemplaridad, y transferibilidad.

Rematamos a entrevista cunha cuestión enlazada coa anterior reportaxe sobre o Movemento Trans, co fin de coñecer a valoración que se fai dende Agrocuir das responsabilidades das institucións nesta loita, e da súa percepción sobre se deberían tomar parte activa na posta en marcha de actividades semellantes ás que elas realizan.

Claro está que as iniciativas populares fuxen ás veces dese entramado institucional que valeiraría de contido un proxecto coma este…

Nosotras no somos activistas de base, y aunque aprendemos cada día de este proceso e intentamos colaborar en todo lo que podemos con asociaciones que hacen una labor en este sentido mucho más activa y sistematizada, no creemos que asumamos ningún trabajo que debería llevarse a cabo desde las instituciones. Nos gusta el carácter de fiesta popular de nuestro evento, y eso implica la autogestión por nuestra parte del mismo, de hecho nos gustaría mucho que el modelo se replicara, que sean las personas en sus pequeñas comunidades rurales las que recuperen la gestión de sus propios eventos y fiestas populares, para que éstas tengan un carácter que les represente, que es un poco lo que intentamos hacer con nuestro festival.

SOBRE AS AUTORAS

Enya Antelo Alvite e Andrea Obenza, Grupo de Xénero de A Xanela


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s